Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Maestros húngaros de la fotografía.

Brassaï, Capa, Kertész Moholy-Nagy y Munkácsi.

IBERCAJA Patio de la Infanta – San Ignacio de Loyola, 16 – Zaragoza

Del 29 de septiembre al 31 de diciembre. De lunes a viernes, de 18 a 21 h.

Sábados, de 11 a 14 y de 18 a 21 h. Domingos y festivos, de 11 a 14 h.

 Gyula Halász

Gyula Halász (Brasov, entonces Hungría, hoy Rumanía, 1899–Niza 1984), fotógrafo nacionalizado francés, vivió por primera vez en París en 1903-1904, ya que su padre, profesor de literatura francesa, obtuvo un permiso para pasar un año en esa ciudad. Gyula Halász, que desde comienzos de los treinta utilizará el seudónimo Brassaï, tomado de su ciudad natal (en húngaro: Brassó), descubre entonces con admiración el Jardín del Luxemburgo, los Campos Elíseos y las primeras imágenes cinematográficas proyectadas sobre los grandes bulevares de la capital. De regreso en Hungría, prosigue sus estudios en Budapest, en la Academia de Bellas Artes, antes de instalarse en 1921 en Berlín, centro cultural de Europa. Allí se relaciona con los círculos de artistas: de László Moholy-Nagy a Kandinsky, de Kokoschka a Varèse, mientras prosigue sus cursos en la Academia de Bellas Artes de Charlottenburg. En 1924 realiza su sueño de volver a París con la idea de proseguir una carrera artística. Ya no regresará a Hungría. En la capital francesa se gana la vida como corresponsal de un periódico deportivo húngaro y de revistas alemanas, y pide a otros fotógrafos que ilustren sus artículos. En 1929 compra una cámara fotográfica Voigtländer y en 1932 aparece su libro Paris de nuit. Ese mismo año comienza a fotografiar los graffiti de los muros. Amigo de Léon-Paul Fargue, Raymond Queneau, Henry Miller, Pablo Picasso y Dalí, Brassaï evoluciona al margen del grupo surrealista, aun cuando publica sus fotografías, como los graffiti o la serie de esculturas involuntarias que realiza con Dalí, en la revista Minotaure…

Graffiti Bassaï – Círculo de Bellas Artes

Ernest Andrei Friedman

Robert Capa nació en Budapest (Hungría) un 22 de Octubre de 1913 y fue, posiblemente, el más famoso corresponsal gráfico de guerra del siglo XX. De ascendencia judía, a los 18 años abandonó su país, trasladándose primero a Berlín para más tarde tener que marchar a París con la subida al poder de Adolf Hitler. Corría el año 1933, y tras conocer al fotógrafo David Seymour consigue un trabajo como reportero gráfico en la revista Regards para cubrir las movilizaciones del Frente Popular. En París conoce también a Gerda Taro, una joven polaca que se convertiría en su novia y junto a la que decidiría cambiar de nombre (sus auténticos nombres son Ernest Andrei Friedman y Gerda Pohorylles respectivamente)…

“Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es que no te has acercado lo suficiente.” Robert Capa por Miguel Michán – Backfocus

André Kertész

Nacido en el seno de una familia judía de la Budapest autrohúngara, desde su infancia mostró un enorme interés por la fotografía, que aprendió de manera autodidacta. En 1912, tras terminar sus estudios de comercio, empieza a trabajar en la Bolsa de Budapest y con su primer sueldo compra una cámara Ica-Platten, con la que saca unas fotografías llenas de madurez y equilibrio. Un año después, abandona su empleo y se inicia en la apicultura, desarrollando su creatividad cerca de la naturaleza, hasta que en 1914 estalla la Primera Guerra Mundial y se alista como alférez voluntario. Cámara en mano retrata la vida cotidiana de los soldados, alejados del campo de batalla, y consigue imágenes sorprendentemente sutiles y alegres. Herido de gravedad en un brazo, es ingresado en un instituto de rehabilitación donde toma las primeras fotografías de formas torcidas y destellos reflejados en la superficie del agua (Nadador bajo el agua). Aunque vende sus imágenes a diversas revistas y empresas de postales, al final de la guerra ha de volver a su puesto de funcionario pues no puede vivir sólo de su vocación. En la IV Exposición Fotográfica Artística, fiel a su inconformismo y exigencia artística, renuncia a una medalla que la Asociación de Fotógrafos Aficionados de Hungría le quiere otorgar, al negarse a hacer copias de bromoleo de las obras que presenta porque no le parece un “proceso fotográfico”…

“Inventemos lo que inventemos, Kertész siempre fue el primero.” – Fundación Carlos de Amberes

László Moholy Nagy

László Moholy Nagy nace en 1895 en Borsord un pequeño pueblo perteneciente primeramente al Imperio Austrohúngaro y que en la actualidad pertenece a Hungría. Aunque László en su juventud quería ser escritor, por lo que su tío materno le animó a estudiar derecho, la llegada de la Primera Guerra Mundial vino a interrumpir sus estudios universitarios que ya nunca pudo terminar. En 1915 se alistó al ejército austrohúngaro como oficial de artillería.Durante las horas interminables en el frente, László realiza sus primeros dibujos en las tarjetas postales que el ejército entregaba a los soldados. En 1917 un fragmento de bala le arranca el pulgar izquierdo y abandona el ejército. Tras ese periodo triste de su vida comienza a estudiar arte con Róbert Bériny. Desde 1918 emprende su camino en el mundo del arte, el cual no abandonará hasta su muerte en 1946…

 László Moholy Nagy: Maestro de El arte de la luz por Emilia Valencia Martín

Martin Munkácsi

Fue en 1934. Martin Munkácsi, fotógrafo judío, llegaba a Nueva York huyendo del auge del partido nazi en Alemania. Hijo de un pintor húngaro que en ocasiones hacía magia, este fotógrafo vivió un éxito tan fugaz como relevante. Considerado uno de los pioneros del fotoperiodismo gracias a su trabajo para las primeras revistas ilustradas en Europa, donde la imagen empezaba a convertirse en un elemento descriptivo tan importante como las palabras, consiguió su primer trabajo en Estados Unidos para Harper’s Bazaar, donde su directora, Carmel Snow, quedó fascinada por el dinamismo y a fuerza de sus fotografías. En apenas una década se convirtió en “el fotógrafo mejor pagado de la historia”, y además, en el maestro que más tarde inspiraría a toda una generación de artistas. Pero sobre todo, revolucionó la fotografía de moda dotándola de nuevos escenarios, actitudes y encuadres. Con Munkácsi, la composición y la edición de las imágenes cobraron una nueva dimensión. Las mujeres ya no posaban lánguidas ni misteriosas, sino en movimiento, deportivas, descaradas y joviales. Él inventó el concepto “sexy”…

“Piensa mientras disparas” – Martin Munkácsi: El fotógrafo que marcó a Cartier-Bresson por Paloma Leyra

 Visitas guiadas

Patio de la Infanta. Monumento Renacentista aragonés del siglo XVI.

De lunes a viernes, de 9 a 14 y de 18 a 21 h.

Sábados, de 11 a 14 y de 18 a 21 h.

Domingos y festivos, de 11 a 14 h.

Entrada libre.

Maestros húngaros de la fotografía.

Brassaï, Capa, Kertész Moholy-Nagy y Munkácsi.

Del 29 de septiembre al 31 de diciembre.

Escolares de ESO y Bachiller:martes y jueves, 18.30 h.

Adultos: miércoles y viernes, 19 h.

Domingos, 12 h.

Teléfono: 976 397 387.

Previa inscripción.

IBERCAJA Patio de la Infanta

San Ignacio de Loyola, 16 • Teléfono: 976 76 76 55 • Fax: 976 23 28 11

E- mail: patiodelainfanta@ibercaja.es

Anuncios