Etiquetas

, ,

Uno sale a la calle, cámara en mano con la sana intención de hacer fotos a todo aquello que se pueda y se deje. La tarde – noche del sábado santo, salimos dispuestos a fotografiar la Vigilia Pascual en su inicio “San Cayetano”, a pesar de que las condiciones técnicas, ausencia de luz y figuras en movimiento, constituían por si solas, un reto a superar, obligando a trabajar al límite dependiendo del equipo que se disponga para lograr algunos resultados aceptables, según se mire. En nuestro caso ISO alto, aperturas medias entre 3.5 – 5.5 y velocidades bajas. ¡sujeta la cámara que algo sale!.

Luego con algo más de calma, las llevas al laboratorio y ahí es nada los recortes que hacen, son peor que el gobierno, así sale lo que sale. ¡autentico calvario!.

Ahí estábamos pues, esperando la salida de la Real Hermandad de Cristo Resucitado y Santa María de la Esperanza y del Consuelo con la iglesia de Santa Isabel de Portugal de fondo, cuando con relativa sorpresa fueron desfilando amigos, entre las representaciones de las diferentes cofradías, asistentes al acto. Y claro está, una fuerza superior se apodera de uno y te obliga a tomar esas instantáneas “robadas”, bajo la atenta mirada y no menos sufrida pose, la de ellos, una y otra vez.

Algunos al vernos, se ponen en situación. Otros, ni cuenta o más bien me atrevería a pensar que estaban en otro mundo más espiritual. Sea cual fuere, estos son algunos de los resultados obtenidos.

Anuncios