Etiquetas

, , , , , ,

Imágenes en campaña

Antoni Gutiérrez-Rubí | El País – 04oct2012.-  Se atribuye a Alfonso Guerra la poderosa -y disuasoria- frase: “Quien se mueve no sale en la foto”. La fotografía como icono del poder -no de la información-, como símbolo y ritual de la jerarquía. Está muy extendida la percepción de que los dirigentes políticos y, especialmente, en campaña electoral, buscan la foto como objetivo último de su acción política. Tal es su importancia y su transcendencia que, por ejemplo, en la presidencia de Barack Obama ha destacado el extraordinario trabajo de uno de los fotógrafos más reputados del mundo, Pete Souza. Y no hay dirigente político que no sienta un irresistible atractivo por las fotografías y retratos de Annie Leibovitz.

En las campañas electorales, junto a las fotografías oficiales, se presentan -muchas veces-oportunidades gráficas de incalculable valor. Este es el caso de la fotografía donde aparecen el presidente del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti, junto a Mariano Rajoy y Esperanza Aguirre, en la entrada del hotel donde ha tenido lugar un desayuno informativo.

Las photo opportunity (buscadas), las fotos robadas (sin consentimento) o las fotos imprevistas (como parece ser la que acompaña este pie de foto) ofrecen innumerables registros informativos y múltiples interpretaciones. Y esta instantánea (nunca mejor dicho) es fértil en lecturas.

En esta imagen es, precisamente, el movimiento lo que le confiere su valor político, no su ausencia como decía Guerra. Es la voluntad de Esperanza Aguirre de no coincidir-consciente o inconscientemente- en el encuadre el auténtico elemento clave. Hay tres personajes pero solo un ganador: el que media, el que integra, el que reacciona con “pensamiento lateral”.

Basagoiti, sin buscarlo quizás, gana la foto gracias a su instinto y su rapidez. Una escena que se ha convertido en oportunidad política y en capital electoral. Hoy, esta foto vale mucho más que su conferencia.

 (Fotografía: © Uly Martín)

Anuncios